«La Columna del Recuerdo»,por el Profesor y Locutor Rene Salinas Diaz.-

Compartir Publicación
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Un privilegio

La historia se va escribiendo poco a poco. Cuando vamos avanzando en edad, vamos recordando momentos vividos y quedan en nuestra retina atesorados si fueron buenos y con pesar si fueron no muy agradables.

Mis estudios secundarios fueron primero a sexto año de humanidades. Si, así fue. 1970 fue el año en que se acababan  las Humanidades para dar paso a la Enseñanza Media. Las Humanidades fueron una especie de enciclopedia del saber, teníamos muchos ramos o asignaturas y todas importantes para nosotros, A todas les debemos algo de nuestra formación. Debíamos aprobarlas todas para ser promovidos, nada de sacar cuentas y menos dejar alguna con promedio rojo siempre que el promedio general  fuera 4,5 como es ahora.  Como si saber un poco más de Química por ejemplo pudiera suplir una mala ortografía como lo es ahora. Que tontera. Y lo mejor es que no nos frustramos  ni fuimos al psicólogo.

En el mes de Diciembre de 1970  se realizó mi Ceremonia de Licenciatura. Y allí quedó grabado en mi memoria un hecho muy especial y que con el tiempo se ha ido convirtiendo en privilegio. Era un año muy especial…el 3 de Noviembre de aquel año, asumía la Presidencia de la República un candidato socialista. Era una incógnita. ¿Qué hecho sucedió y que se convirtió en un privilegio? Simplemente sucedió que en el Acto, y para hacer un corte entre la Licenciatura del Sexto Año “A”  de Humanidades y la Licenciatura del Sexto “B”, cantó un joven folklorista, actor, Director de la Escuela de Teatro de la Universidad Católica, que sin quererlo se convertiría en una especie de leyenda. Era Víctor Jara que tenía tan solo 38 años de edad. “Usted no es ná, no es chicha ni limoná” fue una de sus canciones. Nosotros que a la sazón teníamos  entre 16 , 17  años, no le conocíamos mayormente, salvo aquellos que nos gustaba el folklore…Con el tiempo y cuando se da la ocasión, cuento esta historia y muchos jóvenes y adultos que no tuvieron la oportunidad de verlo en vivo, me hacen preguntas al respecto.

Sin tomar partido por una posición política de derecha o de izquierda, destaco que viví un momento único y ha pasado a formar parte de la historia musical de Chile. Un privilegio.